Escapando de Candace city

El día amaneció luminoso, brillante. El sol, que hacía unas horas se había alzado en el horizonte, brillaba ahora por la sucias ventanas de la casa en que te habías refugiado para pasar la noche. No era la primera vez que lo hacías, y pensabas que sería como otras veces.

Pero esta vez tu despertar no fue agradable. La visión de cientos, quizá miles, de zombies ante la puerta de la casa nunca lo es. ¿Qué podías hacer ahora? ¿Cómo ibas a escapar de esta situación?

Los zombies aporrean la puerta de la casa cada vez con más insistencia. Una grieta aparece en ésta, no crees que aguante mucho más...